Laguinda

Estamos ampliando capital y queremos que formes parte de Laguinda y que te unas a nosotros como accionista ¿Te vienes?
*Inversiones de esta naturaleza conllevan riesgos para tu capital. Invierte de forma consciente

Comprar lotería de Navidad. Una tradición española

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Este próximo 22 de diciembre tendrá lugar como cada año el sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad. Si quieres comprar lotería de navidad y no sabes dónde, si has pasado por Doña Manolita o la Bruja de Oro, y sus colas te han resultado inadmisibles, si a Manolo, el del bar de al lado de la oficina, el del bar de al lado de casa, o el del bar de al lado de casa de tu amante no le quedan décimos o no encuentras un número de lotería que te convenza, lo mejor es que descargues la app de Laguinda para comprar lotería de navidad, pero antes…

La Lotería de Navidad nació en 1812.

Para el que no lo sepa, en 1812, el contexto era el de la invasión napoleónica y Cádiz era la sede del gobierno español y además, única ciudad española libre. Por tanto, España, podría decirse, se limitaba a esa pequeña, salerosa (y esto por estar rodeada de salinas) y geográficamente imposible ciudad llamada Cádiz. En 1812, además de redactar la constitución apodada “la pepa”, por coincidir con la festividad de San José, Cádiz salía al fin de dos años y pico de asedio francés, y daba comienzo la expulsión de los franceses de España desde el sur. 

Como es fácil imaginar, lo primero que se necesita para echar a un enemigo de tu país, mucho antes que coraje, agallas, arrestos y demás valiente sinonimia, es dinero. Por esto, la tradición de celebrar el sorteo de lotería de navidad, ahora y siempre, ha estado ligada a la necesidad de recaudación por parte del Estado. 

El primer sorteo de navidad

Fue Ciriaco González Carvajal, ministro del Consejo y Cámara de Indias el que tuvo la idea de celebrar en Cádiz, el 18 de diciembre del año 1812 el primer sorteo de navidad. Y el primer agraciado, habiendo invertido tan solo 40 reales, se llevó 8000, gracias al número 03604. Así que si buscar un número de la lotería de navidad te resulta imposible, siempre puedes recurrir a este, cuando te pregunten, podrás además dar un poco la brasa a tus más allegados e incluso parecer inteligente o curioso. 

El caso, en definitivas cuentas, es que a Ciriaco y al gobierno español aquel primer sorteo de navidad les vino de maravilla. No sabemos cuánto dinero recaudaron en aquel año de 1812, lo que sí sabemos es que el ejército tuvo algo que llevarse a la boca, que echamos a los franceses y que la tradición de celebrar un sorteo de lotería de navidad se extendió por todo el país. 

Historia niños de San Ildefonso

Además de los dorados bombos de la suerte donde esperamos encontrar nuestro número de la lotería, el próximo 22 de diciembre, un niño cantarín del colegio de San Ildefonso amenizará los telediarios del día con lo de nosecuantosmiiiiiillleuuuuros. Según Loterías y Apuestas del Estado, fue el 9 de marzo de 1771 cuando Diego López, un niño del colegio de San Ildefonso cantó la Lotería Nacional por primera vez bajo el reinado de Carlos III. Así que esta bonita tradición de la Lotería de Navidad, es anterior a la de celebrar un sorteo específico por Navidad.

Hay unas cuantas curiosidades respecto a los niños de San Ildefonso que merecen ser sabidas. La primera es que se los requirió para cantar la lotería, porque en tiempos donde la picaresca estaba incluso más extendida que hoy, que fuese un niño el que repartía la suerte aportaba una imagen de buenas intenciones y transparencia al concurso. Hasta la fecha no se conoce ningún niño fraudulento…

Otra de las curiosidades sobre la Lotería de Navidad y que también tiene que ver con los niños de San Ildefonso es que estos deben ser, además de buenos con la vocalización, un poco altos. Esto, para llegar bien a los bombos y que las bolas no empiecen a rodar por todo el escenario. 

Comprar lotería de navidad
los niños del colegio de San Ildefonso cantan los premios del sorteo nacional de Loteria de Navidad. EFE

Los impuestos de Lotería, otra bonita tradición Española.

El concurso de la Lotería de Navidad está envuelto en un aparatoso papel de deseos y buenas intenciones y quizás por esto, es el concurso más popular de Lotería de todos los que se celebran durante el año. Comprar lotería de Navidad, encontrar el décimo de navidad perfecto, comprobar los décimos de Lotería de navidad el 22 de diciembre, todo esto, son a fin de cuentas, tradiciones de las que se sirve el Estado para llevarse también su bonito aguinaldo navideño. 

Porque grosso modo, la Lotería de Navidad reporta unos 300 millones de euros al Estado en impuestos de lotería por los décimos ganadores de la Lotería de Navidad. Por esto mismo, a la tradición de comprar lotería de navidad, de buscar tu número de lotería preferido teniendo en cuenta calendarios sumerios, a intentar comprar este número en el bar donde compraba nuestro padre o en el chiringuito de la playa de nuestro mejor verano de la historia, además de ver los anuncios de lotería de navidad con forzado entusiasmo y comprobar los décimos de lotería el 22 de diciembre bajo la melodiosa voz de un niño cantor de San Ildefonso, a todo esto, habría que sumarle la tradición de asegurar nuestros décimos de lotería con Laguinda

Laguinda, la nueva tradición navideña.

Porque a fin de cuentas, solo Laguinda puede darte el máximo de los premios de Lotería de Navidad. Imaginate que escuchas a uno de esos niños cantar el gordo, y resulta que el número que canta se corresponde al de tu décimo. Bien, tendrías 400.000 euros, y de estos, Hacienda se llevaría 72.000€. 

Si además de considerar cientos de tradiciones navideñas, hubieses considerado también aplicar el seguro Laguinda a tu décimo de navidad, nosotros te devolveremos los 72.000 euros que Hacienda se queda en impuestos de lotería. Y no sólo eso, también recibirás el mejor asesoramiento financiero posible de la mano de AXA Executiv. Así, a lo mejor, las próximas navidades las pasas en una maravillosa isla del Egeo, donde los cantos, en lugar del de los niños de San Ildefonso, sean los de las sirenas…

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *